• Experiencia de Empleado, ¿Quién da más?

       En este momento, en muchas empresas desde los Departamentos de Personas y de Recursos Humanos, están trabajando a fondo y a contra reloj con un único objetivo: proporcionar experiencias únicas, diferentes y memorables a sus trabajadores.


       Así lo constata, un artículo publicado en Forbes , donde se afirma que 2018 será el año en el que la Experiencia de Empleado se convertirá en una “prioridad” para las organizaciones. 


       Según Spacestor, empresa especializada en creación de espacios de trabajo, el 70% de las empresas han invertido o planean invertir más recursos para mejorar su experiencia de empleado; se han dado cuenta que deben volcarse en conocer quienes son y qué sienten sus trabajadores. Conocer esas respuestas aumentará el compromiso y la satisfacción de los mismos. Preguntarles directamente es la clave, caso contrario los esfuerzos no generan ningún impacto .

       Por lo tanto, experiencia de empleado consiste en identificar cuales son esos momentos clave que impactan en el trabajador desde que contacta por primera vez con la empresa y es incorporado hasta que por diferentes motivos sale de ella. 


       Según, el primer estudio de medición de Experiencia de Empleado, realizado en España, por la consultora LukkapSpain  (pionera en realizar esta primera medición en más de 2000 trabajadores, de ocho sectores diferentes, de diferentes edades y en empresas de diferentes tamaños), ha identificado 7 momentos clave para el trabajador, y que arroja los siguientes datos: 


    1.- La incorporación; momento en que el aspirante pasa a ser trabajador. Normalmente se está haciendo muchos esfuerzos en dar la Bienvenida, y así lo reflejan los datos : Para el 80% de los preguntados su experiencia fue WOW!


    2.- El día a día, que tiene que ver con los hechos que acontecen diariamente; hablar con compañeros, el ambiente, el puesto de trabajo, la comida, la estancia, los momentos con lo que interacciona con su jefe... Según el estudio; "La media de satisfacción de hechos que marcan el día a día es del 82%, mientras que la atención recibida por el jefe se sitúa en el 58%".


    3.- Acompañamiento vital, hace referencia a los momentos cruciales que ocurren en la vida de un trabajador. Cuando son momentos personales "cruciales negativos", por temas personales como enfermedades largas, o muertes de algún familiar cercano, las empresas saben gestionarlas porque saben identificarlas. Sin embargo, las que tiene que ver con motivos laborales, no en todos los casos, saben identificarlos, ejemplos como "estar quemado", "sentirse estancado", "aislado" o "infeliz", y al no detectarlos, no saben cómo afrontarlos. Cuando los datos son muy negativos son, paradójicamente, cuando los trabajadores se convierten en padres/madres, hecho que personalmente es positivo pero la percepción es diferente".

       La vinculación de nuestros empleados baja a un 5,6/10 tras convertirse en padres, ya que consideran que la gestión por parte de la empresa ha sido negativa.


    4.- Momento formal: El estudio comenta que "El 52% de los empleados en España no recuerda ningún momento que le haya impactado en el último año". ¿Sólo un poco más de la mitad?. Momentos formales son reuniones, convenciones, trabajos de equipo, entrevistas personales, conversaciones de desarrollo, promociones. etc... (?¿)


    5.- Acompañamiento profesional, vinculado a lo rutinario y retador que le supone su actividad diaria. "Casi un 40% de los empleados españoles atraviesa un momento de poco reto y cierta rutina (38,2%)."


    6.- Gestión del cambio. Los momentos "de cambios" suelen generan rumores, incertidumbre, miedos, etc. De hecho es el momento que más marca la experiencia del trabajador y que más se recuerda. Los cambios son una constante empresarial, la clave está en saber gestionarlos bien.


       El cambio de compañeros (21%) , cambiar de jefe (20%) o sufrir una reestructuración (12%) tienen un impacto negativo en el trabajador por cómo se gestionan actualmente. 


    7.- Desvinculación o salida del trabajador de la organización. El estudio menciona tres tipos de salida: voluntaria, no voluntaria y por jubilación. igualmente, dependerá de la gestión de cómo se produzcan esas salidas, y sobre todo las no voluntarias, dejarán huella en el trabajador y por lo tanto, afectara a su posterior recomendación de esa empresa como lugar de trabajo o no. "Ante una salida no voluntaria el eNPS (employee net promoter score) es del -29%."



       Estos datos aportan una información muy valiosa y ofrecen algunas pistas sobre por donde comenzar a trabajar. Queda mucho por hacer, aunque es trabajo "del bonito" y a un nivel más profundo. ¿No os parece? 




  • 0 comentarios:

    Publicar un comentario

    ...